martes, 4 de noviembre de 2014

La pesadilla. Capitulo 2

La pesadilla. Capítulo 2 - La casa del árbol







Los efectos se pasaron; sin embargo, seguía preocupado. Quería saber que me había ocurrido hasta hace escasos minutos antes. Me tomé la libertad de pensar. Algo me decía que habían sido aquellas secas galletas. Entré en la habitación apartando las cosas del escritorio y encendí el ordenador. Me puse a buscar: Ojos rojos y boca seca.  Todos los resultados me dieron a conocer algo; los efectos de la marihuana. Pensaba que la marihuana solo se podía fumar, pero estaba equivocado. Había otro gran mundillo fuera de el del fumeteo, el mundillo de: la cocina cannabica. No sabía que significaba esa palabra. Pero leyendo el contexto deduci que tendría relación con la marihuana.

 Al de unas horas, esa misma tarde fuimos a la caseta del arbol. no muy lejos del pueblo. Allí nos solíamos reunir los amigos a finales de la primavera, cuando el sol despierta y se vuelve intenso. Es una de las mejores casas en el arbol que vais a encontrar, siempre que llegan estas fechas mis amigos y yo solo pensamos en venir aquí. La caseta lleva construida 25 años, más o menos. Nosotros la encontramos abandonada una mañana de otoño, en esa epoca, la casa tendría 22 años. Estaba abandonada, sucia y daba asco. Pero el arbol seguía sano y fuerte, así que era un buen sitio, y decidimos renovarla pagando cada uno de nuestros ahorros.

Como de costumbre, Jack y yo llegamos los primeros...  ¿aun no os he presentado a Jack?, él es mi perro, un bullterrier de a penas 2 meses. Lleva conmigo desde que nació, formamos un gran equipo. Jack a su corta edad, es bastante rápido e inteligente.
Al de un rato esperando, llegaron Samuel, Adrián y finalmente, Mac.
JACK

Vaya vaya, llegó el momento de presentar a mis amigos. Samuel lleva solo 4 años con nosotros, Adrián, Mac y yo toda la vida juntos. Samuel es increíble, todos los días nos sorprende. A Jack le gusta estar con Samu, pues el le acaricia. Adrián es el ligón y el más aplicado en tema de estudios. No suele estar mucho tiempo con nosotros, porque suele quedar con la novia. Como deben saber: ' si tu tiene una prinsesa tu deber s mantenerla loko. ' Más adelante conocerán a su novia. Y Mac es el alto, y cabe destacar que es muy buen guitarrista. Él y yo cuidamos una huerta al lado de la casa del árbol. Su padre nos da consejos para mantener un huerto. En él cultivamos: Pimientos, calabaza, lechugas, té y zanahorias. No disponemos de tiempo para mantener un huerto tan grande y complejo como nos gustaría, pero algo es algo. Cuando llega el día de la cosecha, llevamos una alegría a casa.

Una vez se acomodaron los últimos en llegar, nos volvimos a levantar todos, pues había cosas que hacer. Cogí el hacha y con un pequeño chasquido de dedos, Jack se levantó y nos adentramos en lo profundo del bosque en busca de leña. Necesitábamos troncos de no muy elevado grosor, pues no arderían bien.
De mientras, Samuel y Adrián salieron en busca de rooibos y frutos silvestres. Los mejores de toda la zona, son un buen aperitivo mientras disfrutamos de un té casero.
Mac se quedó dentro de la cabaña limpiandola por dentro y por fuera. ¡hacía un año que no veníamos!

Jack y yo llegamos los últimos, Jack llevaba dos palos agarrados con sus aún pequeños dientes mientras que yo llevaba 24 palos sobre mis brazos y un par de ellos más en los bolsillos. Samu, Adri y Mac nos esperaban en la terraza con gran entusiasmo. Llegó el momento de  preparar el té.

- ¡ El último que se agache lo prepara ! -dijo Samu con un tono no muy alto mientras se agachaba.

Todos se agacharon al instante, yo no entendí lo que dijo Samu al momento, así que por no estar atento,  me tocó el trabajo.